Translate

miércoles, 27 de marzo de 2013

ACTIVIDADES PARA LA PRIMAVERA.




Los colores, aromas y sabores de la primavera con los niños.

En alguna parte del planeta la primavera se hace presente. La acompaña el buen tiempo, temperaturas más agradables que invitan a todos a salir de casa y a disfrutar de la vida al aire libre. La naturaleza, teñida ahora de colores, despierta un deseo de los niños por todo lo que se encuentra a su alrededor. Los niños preguntan, hablan, investigan, exploran, experimentan y tratan de encontrar sentido a todo lo que se refiere al medio ambiente.

Los sentidos que despierta la primavera en los niños


Los niños y la primavera
 Ante la inquietud y curiosidad de los niños, padres y educadores, pueden satisfacerles realizando actividades que fomenten la exploración y la interacción con el entorno, y que estimulen su autoestima,  diálogo,  reflexión, afectividad, etc. Todo dentro de una labor educativa orientada a los intereses del niño y a su formación a través del juego y del placer en divertirse. 
 En primavera, una salida al parque, un paseo por un jardín, una salida al campo, o simplemente el camino de ida y vuelta al colegio, son escenarios idóneos para empezar esta agradable aventura. Así que ¡Adelante!
 La primavera puede ser muy estimuladora a los niños. Les proponemos algunas tareas que pueden hacer con los niños en esta estación de las flores, de los colores y aromas especiales:

Actividades infantiles para mejorar la visión o vista

- Podemos fijarnos tranquilamente en los animales que encontramos a nuestro paso y que ahora salen con el sol: mariquitas, caracoles, pájaros, lagartijas,abejas...
- Nos damos cuenta de que los árboles que hasta ahora no tenían hojas, empiezan a tener unas flores, y otros unos botones (yemas) de las que veremos como van a ir saliendo poco a poco unas hojitas.
- Si vamos con una mochila de campo (bolsa en la que ellos llevan un cuadernillo y un bolígrafo o un lápiz) podrán ir recogiendo muestras y datos de sus investigaciones. Por ejemplo, apoyando un papel en un tronco y pasando por encima un lápiz, podemos comprobar, por las marcas que quedan en el papel, la diferencia de los dibujos entre los distintos troncos.
- Empezamos a ver y a disfrutar de las diferentes flores que van brotando.
- También observamos los diferentes trabajos que están realizando los jardineros: podar árboles, abrir hoyos para colocar arbolillos que luego nos darán buenas sombras, abonar la tierra, qué tipo de abono usan, etc. Seguro que en nuestro paseo si nos encontramos con un jardinero, podemos preguntarle alguna cosa sobre su trabajo y él amablemente nos responderá.
- Cada mañana, cuando nos levantamos podemos ir viendo como el tiempo va cambiando y pensamos con mamá o papá qué ropa nos ponemos dependiendo de la climatología (lluvia, sol, frío, calor, viento,...). A la vez, se puede pintar en el calendario un sol, una nube, una nube tapando el sol, un paraguas, según corresponda. A los niños les gusta mucho ver como se van completando los meses para pasar a todo soles en verano.

Actividades infantiles para estimular el oído

- Con el oído, además de escuchar los trinos de los pajarillos que se encuentran ahora alborotados y cantarines, podemos poner y atentamente intentar encontrar los cambios en "Primavera" de las Cuatro Estaciones del compositor y músico Vivaldi.

Actividades infantiles para estimular el olfato

Con el olfato, reconocemos distintos olores en las plantas, flores, el "abono" (algo más desagradable), etc.

Actividades infantiles para estimular los sentimientos

Con el sentimiento, aprendemos a observar, preguntar, investigar y emocionarse con las pequeñas cosas. Como refuerzo a todo lo que hemos visto en ese día podemos pedirles que hagan un dibujo de lo que más les ha gustado. Por otro lado, podemos buscar en Internet dibujos para colorear de diferentes animales y plantas o flores que luego podemos colocar en nuestras ventanas, que decoren y alegren la habitación, y les ayude a recordar mejor lo aprendido.

Actividades infantiles para estimular el paladar

Con el paladar, podemos degustar los sabores de la primavera. En esta temporada abundan las frutas y verduras que proporcionan al organismo una buena fuente de vitaminas y minerales. Podéis dar un paseo por un mercadillo, o al supermercado, o a un huerto o granja, para saber que es lo que llega con la primavera. Por ejemplo, los guisantes, los espárragos blancos y trigueros, la remolacha, así como las fresas, kiwis, aguacates, pomelos, naranjas, peras, etc.

Actividades infantiles para estimular el tacto

Con el tacto, podemos intentar coger con cuidado a un caracol, una mariquita, tocar las diferentes superficies de los troncos de los árboles, intentando en todo momento respetar el entorno, verbalizando todas nuestras acciones, y hablando mucho con los niños, escuchándoles y disfrutando de estos pequeños momentos que quedarán en su recuerdo de forma muy grata.

Actividades infantiles para estimular la voz

Con la voz, podemos cantar con los niños canciones sobre los distintos animales que van viendo (caracol, araña, mariquita,...) sobre la primavera, el sol, la lluvia... Todas esas canciones, además de motivarles, pueden ayudar a los niños a que conozcan y se fijen en el nuevo vocabulario, a que practiquen su correcta pronunciación, a que se conecten emocionalmente con lo que canta y consecuentemente, a que expresen libremente sus sentimientos.

Artículo de Maria Concepción Luengo del Pino.Psicopedagoga - Madrid

domingo, 24 de marzo de 2013

FOMENTO DE LA LECTURA.




Ideas para crear un club de lectura en el aula

Una estupenda manera de incitar a la lectura y promover el amor por los libros entre niños y jóvenes es formar un club o taller de lectura en el centro escolar.


De esta forma entran en contacto con la literatura de una forma más distendida, conocen autores y géneros nuevos en profundidad, desarrollan un espíritu crítico, además de cultivar la imaginación, socializar, hablar en público, perfeccionar la expresión oral y escrita, ampliar vocabulario…


Como vemos, los beneficios de una actividad de este tipo son numerosos y no resulta tan complicado ponerse manos a la obra.


A continuación encontrarás varias ideas útiles para montar un club de lectura.

¿Qué es un club de lectura?


Es una reunión en la que los asistentes han leído previamente, de manera individual, el mismo libro o parte de él, y su puesta en común en grupo un día determinado.


En las reuniones se charla sobre el argumento, el estilo del autor, los personajes, su relación con otras obras, etc., aunque especialmente se comparten la opinión y las dudas de cada lector, además de las experiencias personales de cada cual. Así, los distintos puntos de vista de cada uno enriquecen las impresiones que han tenido durante la lectura en privado.


En el caso de un club de lectura infantil, a partir de 6 o 7 años de edad en adelante, la dinámica puede variar ligeramente para adaptarla y entretener al público más joven mediante juegos, dibujos, proyecciones de vídeo, audio, etc.


¿Qué se necesita para montar un club de lectura?


Para empezar, un lugar en el que reunirse. Un aula multiusos, la biblioteca escolar, una librería… El sitio debe contar con sillas y una mesa en torno a la que sentarse (si es redonda u ovalada mucho mejor para facilitar la comunicación entre todos; otra opción es colocar las sillas en círculo), como mobiliario imprescindible.


Lo siguiente que necesitaremos serán los lotes de libros. Pueden conseguirse a través del préstamo de bibliotecas, intercambio con otros clubes de lectura o, en último término, mediante la compra de un ejemplar para cada miembro.


Por último, es necesaria la presencia de un coordinador responsable y, obviamente, los participantes.


¿Cuántas personas por grupo?

Un club dirigido a niños y jóvenes necesita un cuidado más personalizado que uno para adultos. Una buena cifra de integrantes del grupo rondaría entre 6 y 15. Los más pequeños se aburren con mayor facilidad, por lo que un número muy reducido sería tan contraproducente como un grupo demasiado amplio. No obstante, se puede llegar hasta 20, aunque es aconsejable no superar dicha cantidad por la dificultad de moderar el coloquio o conseguir los libros.

¿Cuándo y cada cuánto?
Al ser una actividad complementaria, el club de lectura funcionará con toda probabilidad fuera del horario lectivo. Lo ideal sería reunirse una vez por semana aunque existen clubes que lo hacen quincenalmente e incluso mensualmente. Todo depende del tipo de textos que se escojan o de lo que decidan los organizadores y participantes en consenso. La duración de cada sesión puede oscilar entre una hora u hora y media.


El coordinador del club

Todo club de lectura necesita una persona encargada de organizar la actividad, planificar el programa, tener a mano el material necesario, informar a los miembros del grupo de los cambios que surjan, acondicionar el lugar de reunión, preparar la información sobre los autores y títulos entre los que se vayan a escoger, controlar el préstamo y devolución de libros, moderar las sesiones, estimular la intervención de los miembros del club, organizar actividades complementarias…


Hay clubes donde esta figura va rotando entre varias personas (personal docente, padre o madre, bibliotecario, etc.). Es preferible que quien vaya a coordinar sea un buen lector, alguien con iniciativa y buena mano a la hora de motivar, orientar la conversación, así como dar premisas e ideas.


¿Cómo se desarrollan las sesiones?


El primer día se dedicará a que los miembros del grupo se conozcan, pongan en común sus gustos y expectativas con respecto a la actividad. Es también el momento adecuado para que el coordinador explique en qué va a consistir la experiencia. Se escogerá una lectura para empezar y se marcará la próxima cita. Según sea la extensión del libro elegido, se decidirá si para entonces el libro debe leerse entero o bien seleccionar un número de páginas determinado para comentar.


Lo ideal de un club de lectura es mezclar aprendizaje con entretenimiento, debate y socialización. Es aconsejable empezar presentando al autor y la obra antes de profundizar en esta, por ello se debe invitar a los participantes a buscar información previa sobre ambos. También se puede comenzar aludiendo a alguna crítica o reseña o con una entrevista al autor. A continuación, algunos ejemplos de temas a tratar podrían ser:



El género al que pertenece la obra.
La época en la que se desarrolla la acción.
El estilo y la estructura de la obra.
El narrador y punto de vista.
El espacio donde tiene lugar.
Las características y reacciones de los personajes.
Comparar las situaciones del libro con otras obras leídas anteriormente o con experiencias personales.
Los giros de la trama.
La dificultad o simplicidad de la obra.
El tiempo narrativo.
La credibilidad de la obra.


Actividades complementarias


Para no caer en la rutina y el aburrimiento, hay otras opciones para amenizar un club de lectura:



Anotar en un cuaderno un pasaje favorito para leerlo en voz alta y compartirlo con los demás.
Ver una película o documental relacionado con el título que se ha leído o su autor.
Acudir a una representación teatral o a un espectáculo de títeres.
Organizar un encuentro con un escritor o ilustrador.
Trazar un itinerario literario de una ciudad o comarca siguiendo los pasos de una obra.
Realizar una excursión a dichos lugares.
Visitar un museo.
Organizar un concurso de relatos o dibujos inspirados en la lectura entre los miembros del club.
Unir música y literatura.
Acudir a la presentación de un libro, a una feria, a una conferencia...




¿Cómo elegir los títulos?


Depende de la edad de los participantes en el club. Cuentos, adivinanzas, y obras sencillas para los más pequeños; obras de literatura juvenil, poesía, etc., siempre cuidando la calidad y el gusto de los participantes.


Además, no hay que olvidar fechas especiales como efemérides de autores, festivos especiales (Día del Padre o de la Madre, Día Mundial de la Tierra, Halloween, San Valentín, Navidad, etc.), premios literarios, aniversarios de obras... También se pueden programar las lecturas de un mes o de un trimestre por temáticas o géneros (clásicos, misterio, realismo, ciencia-ficción, terror, romántica, etc.).
Aquí tienes algunos consejos para escoger lecturas por rangos de edad.


FUENTE: http://www.literaturasm.com/Ideas_para_crear_un_club_de_lectura_en_el_aula.html

domingo, 17 de marzo de 2013

CÁLCULO Cuadernillo 5 años



PINCHA EN LA IMAGEN Y PODRÁS DESCARGARTE ACTIVIDADES MATEMÁTICAS PARA 5 AÑOS.

GRAFISMOS Cuadernillo 5 AÑOS



SI HACES CLIC EN LA IMAGEN VERÁS ACTIVIDADES GRAFOMOTRICES PARA EDUCACIÓN INFANTIL 5 AÑOS.

GRAFOMOTRICIDAD, MATEMÁTICAS Y CONCEPTOS BÁSICOS.



ACTIVIDADES DE REFUERZO Y AMPLIACIÓN PARA EDUCACIÓN INFANTIL.

ACTIVIDADES DE LENGUA , MATEMÁTICAS Y CONOCIMIENTO DEL MEDIO PARA 1º DE PRIMARIA .3er TRIMESTRE.



ACTIVIDADES DE LENGUA,MATEMÁTICAS Y CONOCIMIENTO DEL MEDIO PARA 1º DE PRIMARIA.2º TRIMESTRE